La visión ultravioleta, ¿El flirteo entre las aves?

  • 20/10/2016
  • 0

La capacidad de percibir la luz ultravioleta supone una ventaja evolutiva en muchos animales

La retina es una fina capa de tejido nervioso que recubre la parte posterior del ojo. Este órgano es capaz de captar los estímulos luminosos del ambiente y transducirlos en impulsos nerviosos, que a su vez viajarán a través del nervio óptico facilitando la información procedente del exterior. Las neuronas responsables de llevar a cabo esta transmisión son los fotorreceptores, unas fascinantes células presentes en la retina de todos los vertebrados. Se distinguen al menos dos tipos, clasificados como conos y bastones, y diferenciados por la forma, el tipo de fotopigmento y su distribución en la retina. Los bastones se ocupan de la visión nocturna, y los conos de la diurna.

Los humanos tenemos tres tipos de conos que absorben las longitudes de onda en el espectro del azul, el verde, y el rojo. Sin embargo, la retina de algunos peces, reptiles y aves presenta propiedades tetracromáticas, lo que quiere decir que, además de tener conos para estos tres colores, han desarrollado fotorreceptores con pigmentos específicos sensibles a la luz ultravioleta, llegando a percibir una longitud de onda comprendida entre los 320-400 nm, rangos que resultan totalmente invisibles a los ojos de un ser humano.

vision-ultravioleta-pajaros

Muchas aves son capaces de utilizar dicha habilidad para detectar a sus presas gracias a la luz UV reflejada en su orina, de esta forma, siguen las marcas y consiguen avistar un mayor número de presas en un periodo de tiempo relativamente corto.

También resulta interesante como las superficies cerosas de muchas frutas y bayas reflejan la luz UV, permitiendo que un ave con esta habilidad pueda detectarlas más rápidamente que otra que no la posea. Asimismo, la detección de luz UV es empleada en la comunicación intra e intersexual establecida entre las aves, presentando patrones característicos que reflejan luz UV en los colores del plumaje. De esta forma, ciertos patrones impresionan más que otros a la hora de cortejar a una hembra.  Y es que… el ojo de las aves es considerado “supremo” entre todos los seres vivos, capaz de alcanzar un orden de excelencia inigualable en cualquier otra especie, a excepción del hombre (Duke-Elder, 1958).
image14

periquito-UV-CIMFormacion

Denunciar contenido

¿Tienes algo que decir? Este es tu momento.

Si quieres recibir notificaciones de todos los nuevos comentarios, debes acceder a Beevoz con tu usuario. Para ello debes estar registrado.
He leído y acepto el Aviso Legal, la Política de Confidencialidad, y la Política de Cookies de Universia