Radiadores de agua: Materiales y funcionamiento

Todos hemos visto y sabemos lo que es un radiador, y por qué razón lo denominamos “de agua caliente”, pero pocos sabemos cómo realmente funcionan…

Los radiadores de agua son los más comunes, son los que podemos encontrar en prácticamente todas las casas, aunque también existen los radiadores eléctricos, que pueden ser útiles en espacios pequeños donde no haya una instalación de calefacción con caldera instalada.

Estos radiadores de agua caliente pueden estar fabricados en materiales como hierro fundido, acero o  aluminio, variando entre ellos el tiempo de reacción y la acumulación de calor.

¿Cómo funcionan los radiadores de agua caliente?

Su funcionamiento es muy simple y de lógica: la caldera (que puede general y común para toda tu comunidad de vecinos, o ser propia) calienta el agua a una alta temperatura, y la manda a través de las cañerías a los diferentes radiadores que tengamos en el hogar. Gracias al material transmisor con el que se fabrican los radiadores (aluminio, acero o hierro fundido) se consigue “irradiar” (de ahí “radiador”) el calor al resto de la habitación o lo que es lo mismo, se calienta el aire.

El calor proveniente de los radiadores asciende en la estancia y conforme se enfría desciende nuevamente para ser de nuevo calentado con el calor emitido por los radiadores. Es un ciclo que obedece a las leyes de la física, que nos dicen que el aire caliente tiene presiones más altas y tiende a estar en las partes superiores, al contrario que el aire frio…

Los radiadores son idóneos para utilizarlos en espacios pequeños, siendo una opción muy utilizada en viviendas y oficinas no demasiado grandes.

En espacios comerciales y de una gran superficie, quizá lo más recomendable sería utilizar suelo radiante.

Materiales para radiadores de agua:

Como hemos comentado ya lo materiales más utilizados para la fabricación y venta de radiadores de agua son:

 

  • Aluminio: Son los más rápidos en calentarse una vez hemos encendido el sistema de calefacción. Por contra, igual que el calor se viene rápido, también se va, y en cuanto apaguemos el sistema perderemos la temperatura.
  • Hierro Fundido: Los radiadores de hierro fundido tardan más en dar calor y conseguir temperatura, pero una vez los consiguen son especialistas en mantener el calor durante largo tiempo.
  • Acero: Generalmente tienen una vida útil más corta que los radiadores de otros materiales, pero el resultado a la hora de dar calor a una habitación es bastante eficiente.

Esperamos que este artículo te haya ayudado y aportado algo de luz acerca del funcionamiento y tipos de radiadores de agua caliente disponibles en el mercado.

Denunciar contenido

¿Tienes algo que decir? Este es tu momento.

Si quieres recibir notificaciones de todos los nuevos comentarios, debes acceder a Beevoz con tu usuario. Para ello debes estar registrado.
He leído y acepto el Aviso Legal, la Política de Confidencialidad, y la Política de Cookies de Universia