Mascotas y comunidades virtuales… ¿juego o realidad?

Tamagotchis, Furbys y ahora Pou, han llevado a niños de todo el mundo a tener su propia mascota virtual, y cuidarle y darle el cariño que como mascotas se merecen.

Jóvenes y adolescentes se han visto enganchados a juegos de simulación de la vida real como Los Sims, o bien se han visto inmersos en comunidades virtuales como Habbo Hotel o el Movimiento Coca-Cola. Otro ejemplo fueron los 240.000 adultos daneses que crearon su gallina virtual y la cuidan y miman diariamente para que ponga más huevos.

tamagochi tamagotchi

Parece que la sociedad tecnificada en la que vivimos está logrando que nos relacionemos con otras personas de forma virtual, o incluso que dejemos de relacionarnos con personas y lo hagamos con programas. ¿Es esto normal? Parece ser que el ser humano ha creado desde sus orígenes sustitutos de seres vivos como las muñecas y muñecos que preparaban al ser humano para afrontar la maternidad o la guerra.

Según los psicólogos y sociólogos las motivaciones que llevan a las personas a utilizar estas mascotas y comunidades es la necesidad de transmitir afecto, en una sociedad que complica dicho deseo, sin embargo parece ser que las personas que cubren con estas técnicas su vacío afectivo no pierden la perspectiva de que su mascota carece de vida real.

Actualmente exiten los nuevos "tamagotchis" que ya van integrados directamente en los móviles a través de apps como es el caso de POU. Alimentalo, limpialo, juega con él y observalo crecer mientras sube de nivel.... un ejemplo claro de la nueva revolución de la gamificación.

pou

¿Quién de vosotros no ha temido un Tamagotchi?

Denunciar contenido

¿Tienes algo que decir? Este es tu momento.

Conéctate con tu usuario si estás registrado en Beevoz